El Ruido y la Señal

Te encuentras conduciendo por la carretera en una noche fría y lluviosa y estás hambriento, por lo que tomas la próxima salida hacia el brillo naranjo familiar de tu lugar favorito de comida rápida.

Mientras intercambias crédito por calorías, pasan por tu cabeza una serie de pensamientos: ¿De dónde viene esta hamburguesa? ¿Cómo fue procesada? ¿Dónde viven los granjeros que criaron al ganado? ¿Y cómo será la vida de los trabajadores y animales de esas granjas?

Luego, tal como las luces que pasan por la carretera, tus preguntas se desvanecen. Es demasiado para procesar en un solo momento, y la canasta grande de papas fritas ya se enfría.

_____________________________

Vivimos en una era donde la información tiene valor, pero sólo si somos capaces de consumir estos pequeños pedazos en formas útiles y digeribles. El conocimiento sobre como tratamos a la gente, a los animales y al medio ambiente puede ejercer una fuerza poderosa en las decisiones que tomamos – pero primero debemos poder darle sentido.

La historia de cómo AVP comenzó su colaboración con el Gibbs Lab de la Universidad de Wisconsin–Madison se remonta al aprendizaje sobre comunidades al otro lado del mundo. Holly Gibbs y su equipo han pasado años recopilando e interpretando datos sobre Brasil, uno de los exportadores ganaderos, avícolas y de soya más grandes del mundo, para formular conclusiones sobre el impacto del aumento de la agricultura en ese país.

Recientemente, el Gibbs Lab publicó estadísticas adicionales sobre las cadenas de suministro de ganaderos, mataderos, y dueños de granjas rurales en Brasil, por lo que Gibbs pidió a AVP que los ayudara a esclarecer posibles vínculos entre éstos.

Para esto, imaginamos y construimos un medio para que el equipo de Gibbs pudiera integrar los sets de datos, ejecutar un análisis profundo, y responder preguntas únicas sobre propiedades deforestadas y la cadena de suministro, ventas de carne a mataderos, y cómo los ganaderos tratan a sus trabajadores y ganado.

En tiempos cuando cualquier dato puede ser considerado falso, ya sea acertado o erróneo, la transparencia en el proceso es clave para construir confianza. Chris Lacinak, presidente y fundador de AVP, lo dice de esta forma: “Si decimos algo, más vale que sea correcto. Y la única forma de probarlo es mostrando cómo llegamos inicialmente a esa declaración.”

“Para lograr esto, documentamos todo y le seguimos la pista a cada paso que damos en el proceso para que el trabajo sea transparente, replicable, y autenticable” dice Bert Lyons, Consultor Senior de AVP y jefe de proyecto.

Posteriormente AVP diseñó una interfaz gráfica de usuario (GUI) para dar acceso a los datos a una audiencia mayor, incluyendo comerciantes menoristas, almacenes, y compañías de envasado de carne.

“De esta forma,” dice Lyons, “grupos medioambientales como el National Wildlife Federation (NWF), que entregó recursos [1] para apoyar este trabajo, podrán examinar en detalle los resultados de los esfuerzos de Gibbs y utilizar esta información para ayudar en el avance de resultados de conservación.” Agencias gubernamentales, compañías, colaboradores académicos, y otras partes interesadas en Brasil también podrán utilizar información sobre deforestación, ventas y otros de una forma transparente para ayudar a mejorar el proceso de toma de decisiones en las cadenas de abastecimiento complejas.

“En el pasado, muchos asumían que era imposible relacionar estas fuentes de información dispares. Ahora hemos demostrado que podemos mejorar el seguimiento en las cadenas de abastecimiento de ganado, que permitirá mejorar la conservación forestal,” dice Gibbs.

Y eso es lo que pueden hacer los buenos datos. Nos dan la posibilidad de desintonizarnos del ruido y poder llegar a los problemas de fondo para avanzar en el alcance de soluciones reales. También acerca AVP a la comunidad de investigación, maximizando las habilidades de nuestro equipo tanto en el área de la seguridad de la información como ayudando a otros a interpretarla de formas concretas.

Y para Gibbs, unir fuerzas con AVP es una oportunidad de ver florecer su investigación académica de nuevas formas.

“A través de nuestro trabajo con Bert y el equipo de AVP, pudimos mejorar la calidad, innovación y expertise técnico de nuestra ciencia para construir una base de datos novedosa que documenta los movimientos ganaderos a través de gran parte de la frontera agricultora del Amazonas brasileño,” dice.

“Hay una necesidad de enfoques consistentes en el archivo de datos que no siempre es posible dentro de los ritmos típicos de la interrogación académica, “ añade Gibbs. “AVP abrió la puerta a nuevas formas de acceder al ‘big data’ en pro de las ciencias que estudian el cambio de suelo, lo que es poderoso especialmente cuando se conectan con nuestro conocimiento profundo de la deforestación tropical y el contexto brasileño.”

_____________________________

¿Cuántos datos públicos están ahí esperando por ser recopilados, analizados y reportados? ¿Hábitos de sufragio de representantes electos? ¿Conexiones entre resistencia a drogas y tasas de re-ingreso a hospitales? ¿Y qué tal relaciones entre políticas energéticas y el clima?

Hay mediciones para casi todo. Y ahora AVP tiene un modelo para evaluar este conocimiento de forma que universidades, agencias profesionales, proveedores de servicios de salud, grupos políticos y cualquiera que tenga ojos de observador pueda también procesar los números.

O, como mínimo, tendrán la posibilidad de saber de dónde viene el vacuno y su hamburguesa.

[1] Este trabajo fue financiado por la Fundación Gordon and Betty Moore a través del Collaboration for Forests and Agriculture, un esfuerzo conjunto de la National Wildlife Federation, The Nature Conservancy y el World Wildlife Fund, para eliminar la pérdida y degradación de ecosistemas de bosques tropicales y sub-tropicales que resultan de la producción global de la venta de mercancías agrícolas.