No Habrá Una Era Oscura Digital

por Bert Lyons

Publicado originalmente en “Issues and Advocacy”

Archivists on the Issues es un foro para que los archivistas discutan los asuntos que se enfrentan hoy. A continuación se encuentra una entrada de Bertram Lyons sobre la llamada “Era Oscura Digital”

[Actualización: Eira Tansey, de SAA’s Records Management Roundtable ha escrito una respuesta a esta entrada.]
El 4 de enero de 2016, NPR publicó un artículo, “¿Los historiadores futuros considerarán estos días la edad oscura digital?”, Con el lema: “Estamos inundados de un mar de información, pero ¿cómo filtran la montaña de datos los historiadores? En el futuro, los programas informáticos serán ilegibles y, por lo tanto, sin valor para los historiadores”. [1] Como es frecuentemente el caso de los medios de comunicación, hay una notable ausencia en la forma en que se enmarca la historia. Lea la frase de nuevo. ¿Qué falta? Parece que el periodista ignora el hecho de que los historiadores [2] tienen intermediarios llamados archivistas que no sólo seleccionan y acopian datos para el futuro, sino que también han estado muy comprometidos con la cuestión de la preservación digital y la adquisición digital desde al menos la década de 1980 [3]. Nosotros, como archivistas, no estamos ausentes, y no hemos estado ausentes de la acción [4]. Estamos, sin embargo, ocultos en la narrativa pública. Al no ser la primera vez que me sentí frustrado al ver que los archivistas (y nuestras profesiones hermanas) quedaron fuera de la conversación, dejé una nota en la página de comentarios de NPR en el artículo:

“Hola, Eric. Esta es una buena historia. Algo que debemos recordar, y que no se mencionó en su historia, es que este es un tema que los archivos, bibliotecas, museos, agencias de financiamiento (IMLS, NEH, NSF) y muchos otros han dedicado décadas y millones de dólares en investigación, en la respuesta y el desarrollo de métodos para prevenir una era digital tan oscura. Nada en su informe es noticia para los administradores de archivos, archivistas, administradores de colecciones de patrimonio cultural, bibliotecarios o cualquier otra persona cuya responsabilidad es cuidar la documentación histórica e informativa. Es fantástico que NPR esté promoviendo este tema, pero por favor no lo promueva como si sólo estuvieran involucrados unos pocos individuos proféticos o salvadores. Desde la NASA al Smithsonian, desde la Universidad de Harvard a la Universidad de Indiana, desde Internet Archive a la Biblioteca Británica, hay un ejército de practicantes trabajando en este problema — y se necesitará un ejército, no solo unos pocos, para asegurarnos de que llevamos nuestra información digital con nosotros en al futuro. Pero tendremos éxito, al igual que lo hicimos en generaciones anteriores al reunir un ejército de bibliotecarios para llevar nuestros libros con nosotros, y un ejército de museólogos para llevar nuestros artefactos”.
Realmente no estoy seguro de a cuántas personas llegó este comentario. Tal vez no más de 30 si tuviera que adivinar. Pero ese no es el punto real de esta publicación. El punto no es sobre mi pequeña respuesta a este informe sobre NPR. Uno de los puntos que espero abordar ya ha sido declarado: No estamos y no hemos estado ausentes de los asuntos de de preservación digital. Sin embargo, estamos ocultos en la narrativa pública. Desde los esfuerzos emergentes para mejorar las actividades de recopilación de datos de las redes sociales, tal como Documenting the Now [5] hasta los programas de archivo web de una década de antigüedad, como Internet Archive; desde el proyecto de análisis de correo electrónico de ePADD en la Universidad de Stanford [6] hasta el trabajo duradero de los Talleres y Tutoriales de Gestión de la Preservación Digital [7], así como el proyecto POWRR Digital [8]; desde las redes LOCKSS y CLOCKSS hasta la extensión continua de la NDSA; desde las metodologías forenses aplicadas en el dominio de los archivos a través del proyecto BitCurator [9] hasta los millones de horas que los archivistas audiovisuales de todo el mundo ya han puesto en el proceso de evitar la nunca conocida edad magnética de la oscuridad [10]; la lista de iniciativas de conservación y documentación digital basada en archivos continúa. En serio, la lista de proyectos e investigación por sí sola podría llenar un archivo, por no mencionar la enorme cantidad de contenido digital real recopilado, seleccionado y procesado cada día por archivistas, bibliotecarios, profesionales de museos, administradores de registros y muchos otros en los dominios de recopilación alrededor del mundo. Estamos allí, estamos haciendo el trabajo, continuaremos haciendo el trabajo y, sobre todo, debemos continuar comunicándonos sobre nuestro trabajo de preservación digital fuera de los muros de la profesión de archivo [11].
Sin embargo, dentro de pocas semanas, me gustaría discutir sobre el comentario que hice en el sitio de NPR. No fui lo suficientemente lejos en abordar los temas importantes de selección y evaluación, ni la complejidad de quien recopila y selecciona la documentación que persistirá en el futuro. Lo que me lleva al otro punto que espero abordar en el contexto de una era oscura digital: los conceptos de selección y agencia de recopilación son más destacados hoy que el temor a los bits perdidos. Hoy criticamos el contenido de los archivos (las ausencias, las presencias) porque, como archivistas, sabemos que la valoración y la selección son importantes. Incluso hoy, hacemos preguntas importantes sobre cómo deberían cambiar estas actividades, centrándonos en lo que se selecciona para el archivo, quién lo hace, y para almacenarlo dónde y por cuánto tiempo; hacemos estas preguntas para mejorar el impacto que los archivos y archivistas pueden tener en la sociedad, revelar suposiciones y prejuicios en la práctica de los archivos y, a su vez, afectar el cambio dentro de la profesión de archivistas como tal.

La era oscura digital no sucederá de la manera en que los medios la predicen. No debemos ser cegados por el temor a la incapacidad de garantizar la persistencia de la información digital. Como mencioné anteriormente, es obvio que como profesión (y como parte de comunidades más grandes) estamos comprometidos con las soluciones técnicas para ese problema [12]. Si tenemos alguna era oscura digital, se manifestará, como ha ocurrido en el pasado con otras formas de información, como un silencio dentro del archivo, como una serie de agujeros enormes donde grupos de individuos y comunidades están ausentes porque no hubo un camino hacia el archivo para ellos [13], donde los eventos sociales importantes no están documentados porque no estábamos preparados para actuar con la suficiente rapidez y donde no se planifican nuevas modalidades de comunicación. La era oscura digital solo ocurrirá si nosotros, como comunidades de archivos y archivistas, no reimaginamos la evaluación y la selección a la luz de las brechas históricas reveladas en las colecciones actuales. Es la digitalidad del mundo de hoy la que puede permitir que los archivos lleguen y documenten (o apoyen la autodocumentación de) la enormidad y complejidad de la sociedad de una manera que nunca antes había sido posible [14].

Bertram Lyons es un archivista certificado y consultor senior de AVPreserve, donde se especializa en gestión de activos digitales, estrategia de conservación digital, desarrollo de repositorio digital y en la adquisición, gestión y conservación de colecciones de patrimonio documental, de investigación y cultural.

 Durante catorce años, Bert ha trabajado como archivista para archivos extensos, primero en el Archivo Alan Lomax y más recientemente en el American Folklife Center (AFC) en la Biblioteca del Congreso, donde desarrolló herramientas, políticas y alianzas para el desarrollo y la gestión de colecciones de archivos analógicos y digitales. Sus actividades recientes incluyen la implementación de estándares de evaluación de riesgos digitales en la evaluación de entornos de preservación digital; desarrollo de flujos de trabajo, herramientas y políticas de gestión de colecciones digitales (incluida una nueva herramienta Exactly); el diseño y la implementación de una plataforma de catalogación en línea de múltiples usuarios, compatible con EAD, a nivel nacional para colecciones de folclore, un proyecto patrocinado por la Sociedad Americana de Folklore y presentado en la Universidad de Indiana; el diseño, desarrollo e implementación de la aplicación web del Número Internacional de Música Estándar de EE. UU. (ISMN) para la División de Música en la Biblioteca del Congreso, la agencia de EE. UU. ISMN; así como el desarrollo de un sistema de flujo de trabajo colaborativo para el Proyecto de Historia de los Derechos Civiles de los Estados Unidos ordenado por el Congreso, una asociación de historia oral digital entre la Biblioteca del Congreso y el Museo Nacional Smithsoniano de Historia y Cultura Afroamericana.

 Bert permanece activo a nivel nacional e internacional con organizaciones profesionales de archivo, como la Asociación Internacional de Archivos de Sonido y Audiovisual (Miembro de la Junta Ejecutiva y Editor de las publicaciones de IASA) y la Sociedad de Archivistas Americanos (Presidente del Comité de Membresía). También recibió la certificación de la Academia de Archivistas Certificados y se graduó en el Instituto de Liderazgo de Archivos. Tiene una maestría en estudios de museos con un enfoque en estudios estadounidenses y teoría de archivos de la Universidad de Kansas.

Bert también es profesor asociado en la Escuela de Biblioteca y Estudios de la Información de la Universidad de Wisconsin-Madison, donde imparte clases de Evaluación y Teoría de Archivos, Curación Digital y Archivo Web y de Redes Sociales. Se desempeñará como nuevo miembro de la facultad de SAA DAS en 2016, enseñando un curso introductorio sobre secuencias de comandos de línea de comandos para flujos de trabajo de archivo.

[1] Recuperado de http://www.npr.org/2016/01/04/461878724/will-future-historians-consider-these-times-the-digital-dark-ages, 2016-04-27.
 
[2] En realidad, muchos de los que escriben “historia” hoy están muy comprometidos con la arqueología digital o las humanidades digitales y, ellos mismos, tienen las habilidades y la capacidad para reconstituir formatos de datos abandonados u obsoletos.
 
[3] Un ejemplo fácil es esta lista de los escritos de David Bearman, que se remonta a la década de 1970, en realidad: http://www.archimuse.com/consulting/bearman_pub.html, o Jennifer Trant, comenzando en los 1980s, http://www.archimuse.com/consulting/trant_pub.html. De hecho la lista puede seguir y seguir.
 
[4] Debo agradecer a Ed Summers (http://inkdroid.org/) por el recordatorio para volver a visitar el excelente trabajo de David Rosenthal en el asunto de la era oscura digital: http://blog.dshr.org/2011/02/are-we-facing-digital-dark-age.html.
 
[5] Lea más: http://mith.umd.edu/introducing-documenting-the-now/.
 
[6] Lea más: https://library.stanford.edu/projects/epadd.
 
[7] Lea más: http://www.dpworkshop.org/.
 
[8] Lea más: http://digitalpowrr.niu.edu/.
 
[9] Lea más: http://www.bitcurator.net/.
 
[10] ¿Sabe por qué? Por los archivistas.
 
[11] Y, por supuesto, hay muchos ejemplos de esta actividad en curso hoy en día, incluidos los esfuerzos relacionados con el archivo digital personal, las humanidades digitales y otras colaboraciones académicas, y los programas de gestión de datos de investigación.
 
[12] Sin embargo, necesitamos continuar transmitiendo estos esfuerzos más allá de la profesión.
 
[13] O no hubo reposicionamiento de un archivo que exista dentro de sus límites, dentro de su control.
 
[14] Mencioné Documenting the Now anteriormente en este post, pero este es un excelente ejemplo de un enfoque tecnológico e ideológico combinado para abordar la ausencia de voces y experiencias que durante mucho tiempo han permanecido en silencio en el archivo al reenfocar la acción recopiladora, reforzar la ética y privacidad y redefiniendo el registro de archivo.